Jennifer Bowman, de California acaba de hacer algo ingenioso para facilitar la vida del perro de su vecino, Penny, que no paraba de saltar la alta valla que separa ambas casas para decir hola a la mujer y su propio perro. “Me cansé de que el perro pastor del vecino saltara para cotillear por encima de la valla, así que le hice unos agujeros para que mirara a gusto,” escribió Bowman. “Creo que le gustan.”


Mostrar Texto Completo

Bowman cogió una taladradora e hizo 3 agujeros: dos para los ojos de Penny y otro para que metiera la nariz. Con un gesto sencillo pero ingenioso, hizo muy feliz al perro: ahora puede ver el jardín de Bowman, a su perro y también disfrutar de los olores. Así de fácil es tener contento a un perro, con tres agujeros.

Más información en: YouTube (via: thedodo)

Penny, el perro del vecino, saltaba constantemente la alta valla para saludar a Bowman y a su perro

Así que la mujer taladró 3 agujeros en la valla. Ahora Penny puede cotillear su jardín todo lo que quiera