¿Hay una colina empinada en tu camino al trabajo? ¿Te da ganas de mandar a paseo tu propósito de Año Nuevo de hacer vida sana y coger la bici en vez del coche? En la ciudad de Trondheim han solucionado este problema con un ascensor para bicis.


Mostrar Texto Completo

Fue creado en los 90 por un trabajador que tenía que subir la colina para llegar al trabajo, al que se presentaba todos los días sudoroso y exhausto, y lo llamó Trampe lift. Recientemente ha sido reinventado y mejorado como el Cyclocable, y ya ha llevado a unos 200.000 ciclistas a lo alto de los disuasorios 150 metros de esta colina. También se ha convertido en un imán para los turistas.

Los ciclistas colocan un pie en la plataforma inclinada del ascensor y son empujados colina arriba a una velocidad de unos 8 kilómetros por hora. Hasta 5 personas pueden usarlo simultáneamente y no está limitado solo a bicicletas, ya que básicamente puede llevar cualquier pequeño transporte sobre ruedas junto a su dueño, desde a un niño en patinete a una madre con el carrito del bebé.

Instalar este invento es una manera genial para promover el ciclismo en ciudades montuosas, pero para que salga rentable tiene que usarse mucho: un metro de este ascensor cuesta entre 2000 y 3000 dólares.

Más información en: trampe.no (via: atlasobscura)