¿A quién no le gustan las bromas? Aunque depende de si eres quien la gasta o la recibe. Y no hay mentes más bromistas y traviesas que las de los niños. Su juventud aumenta su creatividad, y a veces eso desespera a los adultos.


Mostrar Texto Completo

Por desgracia para padres y familia de estos niños imaginativos, ellos son las cobayas cuando preparan una broma. Aquí hemos recopilado unas cuantas bromas que los niños han gastado a sus familias. Vota por tus favoritas y no dejes que tus peques lo vean, no sea que tengan ideas.