Hace dos años solía vivir mi vida como todo el mundo, sin percibir la belleza que me rodeaba. Después, me hice con una cámara y empecé a hacer fotos de mis hijos, y entonces comencé a ver el mundo de otra manera. Y ya no puedo volver a verlo como antes.


Mostrar Texto Completo

Empecé a ver cómo la luz afectaba a las cosas, y cómo cambiaba todo con distinta perspectiva. Todo parecía intentar contar una historia de forma bella y colorida. Es como ver una película, pero nos rodea, y lo vivimos.

Tras convertirme en fotógrafo, dejé de tener prisa para todo y empecé a apreciar las obras maestas ante mis ojos. ¡Me ha cambiado la vida! Quisiera que todo el mundo tuviera una experiencia similar, así que preparé un curso gratis de fotografía para cualquiera que quisiera intentarlo. Enseño cómo hacerlo con una cámara y objetivo baratos. Hasta he usado mi móvil cuando no tenía la cámara a mano.

Puedes acceder a este curso o ver más obras mías en mi web.

Más información en: philliphaumesserphotography.com

#10

Reportar

Edward Rincón Hace 2 meses

Y a saber usar distancia focal, profundidad de campo y claro un poco de photoshop para darle un toque más refinado.

Ver más comentarios

#11

Reportar

Milagros Meza Hace 2 meses

ni siquiera es l mismo niño