Lilly fue mi primer perro,  mi primer amor que me salvó la vida. Cuando la adopté yo sufría severos ataques de asma, y ella me llevaba a dar largos paseos cada día, lo que me curó. Pude dejar la medicación y respirar normalmente de nuevo, y además tenía una nueva mejor amiga de por vida. Si hubiera sabido que su vida iba a ser tan corta… Sus problemas comenzaron en 2016.


Mostrar Texto Completo

No sabíamos lo que le ocurría hasta que falleció a causa de cáncer de hígado. Cada día era una lucha y ella no se rindió ni una vez. Pasó por cientos de pruebas y visitó a muchos veterinarios distintos, y nunca se quejó. Durante su enfermedad, empecé a hacerle fotos con la esperanza de mostrar su recuperación, pero solo retraté el más duro adiós.

Lilly fue mi primer perro,  mi primer amor que me salvó la vida. Cuando la adopté yo sufría severos ataques de asma, y ella me llevaba a dar largos paseos cada día, lo que me curó

Pude dejar la medicación y respirar normalmente de nuevo, y además tenía una nueva mejor amiga de por vida