Esta es Oreo, una gata que de algún modo consiguió colarse en un asilo y decidió trabajar ahí. “Aquí es como de la familia. Ayuda a los residentes y a los empleados, la queremos,” dijo Carmen Delgado, recepcionista del asilo St. Augustine en Cleveland, Ohio.


Mostrar Texto Completo

Todo el mundo aprecia la presencia del gato. “La mayoría de personas a las que cuidamos tenían mascotas… así que tener a Oreo aquí, y que sean capaces de venir a darle mimos al gato y ver cómo está, les aporta cierto sentimiento de hogar,” dijo Dana Carns, directora de avances.

“El personal siempre me manda fotos, incluso por las noches o fines de semana, en plan ‘Oreo está en recepción contestando al teléfono, porque ya es tarde’, o ‘está sentada con un residente que está esperando a que la recojan’. Creo que nos trae muchas risas, sonrisas, y sencillamente, mucha normalidad.”

Más información en: St. Augustine Health MinistriesFacebook (via: lovemeow)

Esta es Oreo, una gata que de algún modo consiguió colarse en un asilo y decidió trabajar ahí

“Aquí es como de la familia. Ayuda a los residentes y a los empleados, la queremos”

“La mayoría de personas a las que cuidamos tenían mascotas… así que tener a Oreo aquí, y que sean capaces de venir a darle mimos al gato…”

“…Y ver cómo está, les aporta cierto sentimiento de hogar”

“Mira, Oreo está en recepción contestando al teléfono, porque ya es tarde”