Nadie se paró a ayudar a este gatito desfigurado que pasaba sus miserables días en las calles de Estambul. A la gente le daba miedo su aspecto y no lo miraba dos veces, hasta que una niña de 7 años tan valiente como amable apareció y cambió la vida de este pequeñín…


Mostrar Texto Completo

La niña encontró al gato entre cubos de basura, hambriento y desnutrido, y necesitado de cariño. Se lo llevó a su casa y le rogó a su padre que salvara al pobre gatito. Lo llevaron al veterinario, donde le dieron medicinas y también le arreglaron quirúrgicamente los peores problemas de su desfiguración.

Ahora el gato tiene un aspecto diferente, pero también lleva una vida diferente. Lo han llamado Gülümser, que significa “la que siempre sonríe”.

(via: shareably)

Nadie se paró a ayudar a este gatito desfigurado que pasaba sus miserables días en las calles de Estambul

A la gente le daba miedo su aspecto y no lo miraba dos veces

Hasta que una niña de 7 años tan valiente como amable apareció y cambió la vida de este pequeñín

La niña encontró al gato entre cubos de basura, hambriento y desnutrido

Se lo llevó a su casa y le rogó a su padre que salvara al pobre gatito

Lo llevaron al veterinario, donde le dieron medicinas

Le arreglaron quirúrgicamente los peores problemas de su desfiguración. Ahora el gato tiene un aspecto diferente

Lo han llamado Gülümser, que significa “la que siempre sonríe”