Este es Meatball, un padre gato bastante obeso que necesita algo de ayuda con su educación. Hace poco que es padre, y cuando sus humanos empezaron a dar comida sólida a sus gatitos, se lo tomó como una invitación para comer más de lo que debía… a costa de su prole y su figura, claro.


Mostrar Texto Completo

Meatball, su compañera Mochi y sus hijos Nugget y Pepper, viven en Hong Kong con sus humanos, Daphnie y su marido Koon Wah. Cuando estos vieron a Meatball comiendo más de lo que debía, engordando y robando comida a sus hijos, decidieron hacer algo al respecto. Sobre todo después de ver que Pepper comenzaba a seguir los pasos de su padre.

“Mi marido construyó cubículos para separarlos a la hora de comer,” dijo Daphnie a The Dodo. “También usamos tela de una partida de sake que compramos en Japón y se la cosí como cortina de los cubículos.”

“Ha ayudado algo a la hora de separarlos a la hora de comer, pero en lo que se refiere a peso, Meatball y Pepper aún tienen sobrepeso y se les ve mucho más rellenos que los otros dos.” Bueno, al menos van por el buen camino.

Más información en: Facebook | Instagram (via: thedodo)

Este es Meatball, un padre gato bastante obeso que necesita algo de ayuda con su educación

Hace poco que es padre, y cuando sus humanos empezaron a dar comida sólida a sus gatitos…

Se lo tomó como una invitación para comer más de lo que debía… a costa de su prole y su figura, claro

Sus dueños tuvieron una idea: separarlos en cubículos para que Meatball no comiera más de la cuenta

“También usamos tela de una partida de sake que compramos y se la cosí como cortina de los cubículos”

“Ha ayudado algo a la hora de separarlos a la hora de comer…”

“Pero en lo que se refiere a peso, Meatball aún tiene sobrepeso y se le ve mucho más relleno que los otros”

Bueno, al menos van por el buen camino