Seguro que has oido eso de "llevarse como el perro y el gato". Y aunque hay algo de verdad en el estereotipo del odio mutuo entre ellos (tienen temperamentos que entran en conflicto), con un poco de suerte y una presentación cuidadosa ambos pueden vivir juntos en relativa armonía. Porque, ¿para qué elegir entre perros y gatos cuando se pueden tener ambos? Pero aún así, felinos y caninos compartiendo piso significa que siempre habrá algo de drama.


Mostrar Texto Completo

Hemos recopilado una lista fotos en las que el instinto se puso por delante y nuestros peludos no se llevaron bien del todo. ¿Cuál es tu favorita? Si tú también tienes perros y gatos como mascotas, cuéntanoslo en los comentarios.