Joanna Palani es una estudiante de ciencias políticas de Dinamarca. También hay una recompensa de 1 millón de dólares por su cabeza. ¿Por qué? Porque, lo creas o no, se cree que ha matado a más de 100 militantes de ISIS mientras luchaba junto a las fuerzas Peshmerga kurdas en Irak y Siria.


Mostrar Texto Completo

Joanna tiene antepasados kurdos e iraníes, y nació en un campo de refugiados en Ramadi, Irak, durante la primera Guerra del Golfo. Tenía 9 años la primera vez que disparó un arma, y aún era adolescente en 2014 cuando dejó los estudios y Copenhague por Siria. Escribió en Facebook que iba a “luchar por los derechos de las mujeres, por la democracia y los valores europeos que he aprendido como danesa.” Se unió al alzamiento contra el gobierno sirio al principio de la Primavera Árabe, primero luchando contra el régimen de Assad y luego contra el Estado Islámico, y también ayudó a liberar a las chicas Yazidi que eran prisioneras esclavizadas sexualmente.

Sus acciones llamaron la atención de las autoridades danesas, quienes le prohibieron volver a viajar a la región cuando volvió de la guerra en septiembre de 2015. Fue encerrada en la prisión más grande de Dinamarca cuando se descubrió que se había saltado la prohibición para viajar a Qatar. Pasó 3 semanas tras las rejas y confiscaron su pasaporte. Cree que su propio país la considera una terrorista, y vive escondiéndose y cambiando de lugar constantemente por miedo. “Siento haber incumplido la ley, pero en mi mente no había otra opción en ese momento. Aquellos por los que arriesgué mi vida me quitan ahora mi libertad. No esperaba perderlo casi todo por luchar por nuestra libertad y seguridad.”

Más información en: Facebook (broadly, dm, unilad)

“Hay una recompensa de 1 millón de $ por mi cabeza. Es posible que me capturen y asesinen en estas circunstancias en las que me encuentro aquí en Dinamarca”

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged

Joanna Palani aún era adolescente en 2014 cuando dejó los estudios y Copenhague por ir a luchar a Siria

Créditos de la imagen: Sarah Buthmann

Escribió en Facebook que iba a “luchar por los derechos de las mujeres, por la democracia y los valores europeos que he aprendido como danesa”

Créditos de la imagen: Unknown

Se cree que ha matado a más de 100 militantes de ISIS mientras luchaba junto a las fuerzas Peshmerga kurdas en Irak y Siria.

Créditos de la imagen: Joanna Palani

También ayudó a liberar a chicas Yazidi que eran prisioneras esclavizadas sexualmente.

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged

“Cuando nos preparábamos para liberar las casas donde ISIS tenía a sus esclavas sexuales, decíamos que un luchador entraba al rescate, pero salían muchos más”

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged

“Como francotiradora, podía pasar a veces 9 días en el frente. Tienes que ser muy paciente, no perder la concentración en ningún momento”

Créditos de la imagen: Joanna Palani

Sus acciones llamaron la atención de las autoridades danesas, quienes le prohibieron volver a viajar a la región cuando volvió de la guerra en septiembre de 2015

Créditos de la imagen: Joanna Palani

Incapaz de dejar a sus camaradas solos, se saltó la prohibición y volvió. Caminó 7 horas por la noche para cruzar la frontera siria

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged

Al regresar, fue encarcelada durante 3 semanas en la prisión de Vestre Fængsel, la más grande de Dinamarca

Créditos de la imagen: Sarah Buthmann

Cree que su propio país la considera una terrorista, y vive escondiéndose y cambiando de lugar constantemente por miedo

Créditos de la imagen: Joanna Palani

“Siento haber incumplido la ley, pero en mi mente no había otra opción en ese momento”

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged

“Aquellos por los que arriesgué mi vida me quitan ahora mi libertad. No esperaba perderlo casi todo por luchar por nuestra libertad y seguridad”

Créditos de la imagen: Asger Ladefoged