Llega esa época del año en la que empezamos a pensar en el cuerpo de playa, pero a veces nos parece imposible alcanzarlo. Pero Jeffrey Kendall, de 26 años, comparte su historia y transformación tras perder peso con trabajo duro y persistencia, para motivar a los demás. Los resultados son tan impresionantes y visibles, que hasta se ha ganado un sobrenombre que muchos envidiarían.


Mostrar Texto Completo

Todo comenzó con Jeffrey viviendo con su madre en Connecticut, donde cuidaba de ella después de que sufriera un aneurisma cerebral en Julio de 2015. “Estuvo en coma y en hospitales de rehabilitación durante 7 meses, hasta que decidieron que se había estabilizado, y tras eso el seguro ya no cubría nada más,” dijo a Love What Matters.

Jeffrey llevaba mucho tiempo con problemas de autoestima: “Era un joven con sobrepeso, se metían conmigo cuando crecía. He vivido toda mi vida con problemas de confianza y avergonzado de mi cuerpo.” Cuidar de su madre lo hizo todo aún más doloroso. “La veía en hospitales, apenas capaz de hablar, en la UCI donde no podía en absoluto. En el suelo, incapaz de despertar. Ver su mirada sin sus sentimientos maternos me destrozaba el corazón. Me sumergí en un mundo de dolor y autocompasión.”

“Tenía una buena amiga que también lo estaba pasando mal tras una ruptura, y quería ayuda para ponerse en forma. Era la razón perfecta para empezar algo nuevo, ya que tras ese verano sentía una nueva apreciación por la vida. Empezamos a levantar pesas pequeñas y flexiones todos los días. Con el tiempo, me despertaba y me iba a dar paseos mientras escuchaba música para levantar el ánimo.”

Pero no paró. Pasaba el tiempo y Jeffrey no paraba de alcanzar y marcarse nuevos objetivos en sus ejercicios. “Empecé a correr y a hacer sprints, forzándome cada vez un poco más. Busqué nuevas formas de hacer ejercicio en Youtube, para cuando tenía que hacerlo en casa. Comencé a hacer yoga y ejercicio casi cada día.” ¡Perdió 32 kilos en algo más de 100 semanas!

Tras publicar en Reddit sus progresos, la gente empezó a decir que era “un príncipe Disney en la vida real. Admiran su maravillosa melena y dicen que debería hacer anuncios de champú. “Esa noche apenas pude dormir, era increíble. Los comentarios eran todos tan inspiradores y me levantaban el ánimo.”

Sin embargo, Jeffrey cree que lo que más le ha empujado a mejorar han sido su madre y su actitud hacia la vida. “Ella es la persona más dura que conozco y constantemente me hace apreciar la vida.”

Más información en: Instagram (via: lovewhatmatters)

Este es Jeffrey Kendall, un hombre de 26 años de Connecticut cuya increíble transformación al perder peso le ha conseguido un sobrenombre genial

“Era un joven con sobrepeso, se metían conmigo cuando crecía. He vivido toda mi vida con problemas de confianza y avergonzado de mi cuerpo”

Todo comenzó con Jeffrey viviendo con su madre en Connecticut, donde cuidaba de ella después de que sufriera un aneurisma cerebral en Julio de 2015

“Estuvo en coma y en hospitales de rehabilitación durante 7 meses, hasta que decidieron que se había estabilizado, y tras eso el seguro ya no cubría nada más”

“Tenía una buena amiga que también lo estaba pasando mal tras una ruptura, y quería ayuda para ponerse en forma. Era la razón perfecta para empezar algo nuevo”

Algo más de 100 semanas después, Jeffrey había perdido 32 kilos

“He perdido mucho peso, mucha tristeza y un poco de vello facial”

Hay tanta gente que le ha dicho que parece el príncipe Adam de La Bella y la Bestia, que hasta ha intentado cosplayearlo

“He conseguido un nuevo aprecio por la vida”

“¡Recuerda siempre quererte a ti mismo!”

Celebrando los resultados de Jeffrey, la gente dice que debería salir en anuncios de champú