Los padres lo hacen todo por sus hijos. Incluso si significa oir sus lloros y rabietas por algo completamente ridículo. Según una verdad universal, a veces los niños pierden la compostura por las razones más inesperadas, y sus rabietas harán que todo el mundo lo sepa.

Estos padres, incapaces de hacer nada al respecto, muestran la situación en redes sociales para que otros que también lo sufren se sientan identificados. Desde no poder comerse un test de embarazo a descubrir que no se puede agarrar a los perros por el pene, aquí hemos reunido estos divertidos niños llorando del hashtag #ReasonsMyKidIsCrying, y son tan absurdos que es imposible inventárselos. ¡Vota por tus favoritos!