Tras 4 años de extensa y paciente investigación, por fin se han captado por 1ª vez en vídeo a crías de gato de las arenas en estado salvaje.


Mostrar Texto Completo

Los gatitos, que tienen entre 6 y 8 semanas, fueron avistados por una organización de protección de grandes felinos llamada Panthera, que pasaron una hora grabando y haciendo fotos a los gatitos antes de ponerle un collar a una hembra adulta que creen que es su madre, para tenerla fichada y localizada. El equipo, liderado por los biólogos Grégory Breton y Alexander Sliwa, vio a los gatitos cuando conducían de vuelta al campamento en el Sáhara marroquí, en abril de este año. Al ver los 3 pares de ojos brillando en la oscuridad, los investigadores no se podían creer la suerte que tenían cuando se dieron cuenta de lo que habían encontrado.

“Encontrar a los gatitos fue increíble,” dijo Breton, director ejecutivo de Panthera en Francia. “Creemos que ha sido la 1ª vez que unos investigadores han conseguido documentar crías salvajes de gato de las arenas en su hábitat en África.”

Los gatos de las arenas son la única especie de felino que vive exclusivamente en el desierto. Se los encuentra en el Norte de África, Oriente medio y Asia central, pero como descubrió el equipo de investigación, es muy difícil localizarlos, ya que se les da extraordinariamente bien evadirse sin ser detectados. Su pelaje del color de la arena los hace difícil de ver, y tampoco dejan huellas en la arena. Viajan en la oscuridad y no suelen dejar nada tras de sí, por lo que el hecho de que los investigadores consiguieran captarlos, es toda una proeza. Aquí debajo puedes verlos por ti mism@. Y no, antes de que preguntes, no se pueden tener como mascotas.

Más información en: Panthera


Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton

Créditos de la imagen: Grégory Breton