Soy una persona tranquila, no me enfado facilmente. Pero si te interpones entre mi comida y yo, estás muerto. Así que realmente siento simpatía por este pobre gato, que salió a comerse su cena y se encontró a un impostor que no había sido invitado.


Mostrar Texto Completo

En vez de lanzarse furioso con garras y dientes, el gatito reaccionó con… impotencia. Se quejó a su dueño, como si le dijera: “¿Por qué permited que me pase esto?” Al enfrentarse a esta nada fiera zarigüeya, el gato parece perder todos sus instintos en cuanto a proteger su comida se refiere. Aún así, dio lugar a esta divertida historia, contada por el usuario de Imgur MrRogers247.

La mirada en la cara del gatito es demasiado, solo hay que verle implorando a su dueño: “Venga, colega, ¡haz algo!” Sin embargo, la atrevida zarigüeya no se amedrentó, y al final el resultado fue zarigüeya 1, gato 0.

Aquí debajo puedes ver cómo se desarrolló todo, dinos qué te parece en los comentarios.

“Disculpa, pero eso que te estás comiendo es MI cena”

“Ehhh, un poco de ayuda, por favor”

“¿No ves que ha habido un error? Accidentalmente le has dado MI cena a este impostor”

“¿En serio??? ¿Te vas a quedar ahí sacando fotos mientras me muero de hambre…? ¿Sabes qué? Muy bien”

“Puedo compartir… mi comida favorita. Para GATOS”

“Vale, vale, vale, disculpa, que aproveche”

“¡PAPÁAAAAA, PERO DILE ALGO!!!”