El gato más viejo del mundo tiene 31 años y aún le quedan vidas

No es nuestro gato, nosotros somos sus humanos, y no deja que nos olvidemos de eso. Quizá ese es el secreto de su larga vida…