ADVERTISEMENT

Todo el mundo necesita un amigo alguna vez. Este leal perro con su collar isabelino ha creado un lugar perfecto para esconderse del sol para este gatito. Y el gatito se dedica a reconfortar al perro. Algunas personas llaman a estos collares los conos de la vergüenza, pero ¿quizá en este caso podría llamarse cono de la amistad? ¡Esta encantadora pareja estaría de acuerdo!

ADVERTISEMENT

Más información en: kelldog24