Hay abejas que construyen sus colmenas dentro de las paredes de las casas en vez de en medio del campo. Y esta vez se escondieron tan bien, que ni los de control de plagas pudieron con ellas. El dueño, desesperado, no veía más opciones, así que llamó a David L. Glover, rescatador de abejas.


Mostrar Texto Completo

Este hombre se ocupa de rescatar y reubicar abejas en ciertas zonas de EEUU. Tras rescatarlas, las usa para repoblar colmenas vacías de apicultores que han sufrido graves pérdidas.

“Primero me aseguro de que son abejas melíferas. Hay mucha gente que no distingue entre abejas, avispas o avispones. Localizo la colmena con infrarrojos y paso a paso voy abriendo la zona. Quito todos los panales y los de incubación son asegurados con goma en marcos. Las abejas que no quieren irse con el panal son absorbidas en un espacio vacío y se las devuelve a la colonia cuando están reubicadas.”

“Nadie es consciente del tamaño de una colmensa de abejas. Todos esperan algo pequeño, como un nido de avispas. Los infrarrojos les dan una idea, pero eso es solo la zona de incubación. Las crías son incubadas a 35ºC, el resto de la colmena es más fría.”

David lleva 9 años haciendo esto. Esta vez, incluso él quedó intrigado, así que decidió documentarlo todo y publicarlo en Facebook. Y en unos pocos días, la historia recibió más de 50.000 likes. Aquí puedes ver cómo se desarrolló todo.

Más información en: thebartlettbeewhisperer.com | Facebook

Esta organización de rescate y reubicación de abejas melíferas ha compartido su última misión, y ha recibido más de 50.000 likes en pocos días