En un momento un niño llora porque no le dejas comerse una piedra, y al siguiente dicen palabras tan preciosas que son dignas de un poeta. Hace unos días, Tessa Dare, una amiga y sus hijas estaban en la playa cuando al ver un cuervo una de las niñas lo llamó "águila de Halloween".


Mostrar Texto Completo

Admirando su creatividad, los padres le contestaron en Twitter las creaciones de sus propios hijos. Así que ahora los rinocerontes son "unicornios de batalla" y los raviolis "bolsillos de pasta".

"Los niños aprenden el lenguaje uniendo términos y rellenando huecos, así que creo que es natural para ellos inventar descripciones y comparaciones que los adultos nunca vemos," dijo Tessa. "Como escritora profesional, desearía poder volver a captar esa forma de inventar el lenguaje que tienen los niños. "Algunos de sus términos son tan acertados que es desconcertante."

More info: twitter.com

#1

twitter.com Reportar

Maxi Knox Hace 2 meses

<3