A menudo los turistas no están familiarizados con los lugares que van a visitar, sus costumbres y sus gentes, y necesitan información y guías para moverse. Y aunque la mayoría de lugareños están deseando ayudar, hay algunos que solo quieren aprovecharse de los extranjeros y quedarse su dinero.

La mayoría de timadores son ingeniosos y han desarrollado elaboradas ideas para sacar las perras a los turistas y salirse con la suya. Algunos de sus métodos son muy obvios una vez que ocurren, y la víctima se da cuenta de la estafa, pero ya es demasiado tarde. Otros son más sutiles, y la víctima quizá no sepa nunca que algo fue mal. Estos timadores de turistas también saben cómo aprovecharse de leyes y fuerzas del orden locales, teniendo ventaja sobre los viajeros y saliendo de prisión sin problemas si les sale mal el truco.

Para ayudar a la gente a evitar estos problemas durante sus vacaciones, la web de viajes británica Just The Flight  ha creado una infografía en la que comparten algunos de los timos turísticos más populares y los lugares donde están más extendidos. Esperamos que esto sirva de ayuda cuando acabe la pandemia y las fronteras vuelvan a abrir.

Image credits: www.justtheflight.co.uk / Traducción: nataliafrancotranslations.com

“Muchos de los timos con más éxito requieren un turista inocente y confiado. Pero también les ocurre a viajeros más sofisticados. Hay muchas formas sutiles de ser timado: un taxista que truca el taxímetro, un vendedor inflando los precios de repente, una terminal pública de internet que graba tu contraseña, o un camarero ofreciendo algo especial… con un precio también especial. Sed listos: sabed por lo que pagáis antes de entregar el dinero y contad siempre el cambio,” escribe Rick Steves, viajero americano.

Si una oferta parece demasiado buena para ser verdad, es que es demasiado buena para ser verdad.

Esto es lo que la gente dijo al respecto: