¿Recordáis ese pueblo polaco con las casas cubiertas de flores de colores pintadas? Pues esta nonagenaria, vecina de Louka, en la República Checa, quiere que su pueblo sea igual de encantador, y se pasa las primaveras y veranos adornando ventanas y dinteles con preciosos diseños.

Anezka Kasparkova, antiguamente agricultora, aprendió de otras vecinas que llevaban años haciendo lo mismo. Usa pintura de un color azul vibrante y un pequeño pincel, y crea patrones florales inspirados en el arte tradicional moravo (región checa). A pesar de haber adquirido fama tanto en la zona como en internet, ella insiste en que lo hace por placer. “Soy una artista,” dijo a la prensa checa. “Lo disfruto y trato de ayudar.”

Realmente, la edad es solo un número, sobre todo cuando se trata de dar rienda suelta a tu creatividad. Aquí debajo puedes ver a esta artística anciana en acción. ¿Te gustaría que pintara así tu casa?

(via: MyModernMet)