Algunos padres se preguntan si cobrarles alquiler a sus hijos es algo apropiado. Lo cierto es que no existe una única respuesta. Depende de cada caso. Por supuesto que hay algunas pautas, pero cada situación es diferente y cada padre debe juzgar lo que es mejor para su hogar.

Por ejemplo, la usuaria Icanflyhigh, de Mumsnet (el sitio web para padres más grande del Reino Unido), creyó que era el momento adecuado cuando su hija de 16 años tomó un empleo como aprendiz y comenzó a ganar £14,5 mil (alrededor de 20 mil dólares) al año. Además, no le pidió mucho. Solo £50 (unos 70 dólares) por semana.

Sin embargo, cuando le pidió a la adolescente que contribuyera al presupuesto familiar, la muchacha se enojó mucho, y muy rápido. Todo esto terminó en una pelea tan grande que hizo sentir a Icanflyhigh como la peor mamá del mundo por proponer esta idea.

Entonces, contó su historia en esta plataforma en línea y les preguntó a los demás padres si se había comportado de forma poco razonable. Continúen leyendo para saber todo lo que ocurrió y lo que opinó de la situación Talya Stone, ex editora en jefe y actualmente bloguera sobre crianza, y la mujer detrás de Motherhood: The Real Deal y 40 Now What..

Image credits: Highwaystarz-Photography (no es la foto real)

Talya Stone cree que es muy importante enseñarles a los niños sobre el valor del dinero. “Ellos necesitan comprenderlo tempranamente”, le contó la bloguera de crianza a Bored Panda.

Para ayudarlos, Stone sugiere que se les dé algo de dinero y su propia billetera desde una edad bastante temprana. “Diles que la lleven consigo durante salidas y vacaciones, y que paguen por pequeñas cosas que deseen, incluso si solo es una barra de chocolate”, dijo. “Creo que empecé a hacer esto con mi hija cuando tenía cinco años, pero puede hacerse desde antes. Saber sobre el dinero, el costo de las cosas, el poder adquisitivo y el ahorro son cosas vitales para la vida. Por ejemplo, si tu hijo quiere un juguete nuevo, en vez de comprárselo cada vez que lo pide puedes alentarlo a que ahorre para adquirirlo y decirle que pagarás por la mitad si él también lo hace. Esto es muy importante, debido al mundo cada vez más materialista en el que vivimos”.

Otros expertos están de acuerdo. Sam X Renick, cocreador de Sammy Rabbit, un personaje para niños que incentiva la educación financiera, resaltó que el dinero es algo crucial en la vida cotidiana. Donde vivimos, lo que comemos, las prendas que usamos, el coche que manejamos, nuestra asistencia médica, nuestra educación, la crianza de niños, los regalos, las vacaciones, el entretenimiento, el aire acondicionado, los seguros: en todo lo que podemos nombrar, el dinero está involucrado.

Renick, quien enseña a niños sobre dinero desde 2001, descubrió que mientras antes se empieza el proceso de educación financiera de un chico, mejor.

Los padres deberían enseñarles a sus hijos sobre las diferentes aristas del dinero a medida que crecen. “Otra cosa que puedes hacer es llevarlos al banco contigo y abrir una cuenta bancaria a su nombre desde pequeños, para que depositen algo de su dinero allí”, agregó Talya Stone. “Cuéntales sobre cuánto cuestan las cosas cuando estén en una tienda o cuando compren en línea. Diles cuánto ganas y lo que cuestan las vacaciones o una salida familiar. No deberíamos evitar o sentirnos avergonzados de estas cosas. La comunicación abierta y apropiada para la edad sobre estos temas, además de otras cuestiones en la crianza, son vitales. Además, puedes pedirles dinero prestado (un dólar cada tanto) y devolvérselo, para que también comprendan este concepto”.

Amy Morin, trabajadora social clínica licenciada, psicoterapeuta y profesora de la Universidad del Nordeste de Boston, en Massachusetts, dijo que algunas veces es perfectamente razonable que un padre se convierta en el arrendador de su hijo adolescente.

En un artículo de Verywell Mind, Morin dio estos ejemplos:

  • Cuando tu hijo de 16 años abandona la escuela secundaria y dice que quiere obtener un empleo;
  • Cuando tu hija de 17 años deja la escuela y dice que prefiere tomar un examen GED;
  • Cuando tu hijo de 18 años vive en tu hogar después de graduarse de la escuela secundaria, y planea buscar trabajo en vez de ir a la universidad;
  • Cuando tu hijo de 19 años abandona la universidad luego de un solo semestre.

En este caso en particular, Talya Stone piensa que la mamá fue razonable. Sin embargo, quizás había una mejor forma de abordar el tema. “Su hija es lo suficientemente mayor como para aprender a pagar por sus cosas”, comentó. “Puede que el problema aquí sea que la madre establezca los términos”.

“En su lugar, podrían sentarse y armar un plan juntas, tomando en cuenta los pensamientos, las emociones y las expectativas de la adolescente. Dar lugar a su voz y a su opinión en la toma de decisiones, probablemente, lleve a un acuerdo. Ahora, el razonamiento de la madre es correcto, pero quizás deba ser más inteligente en la forma de conseguir que su hija comprenda y acceda, y eso implica involucrarla en el proceso”.

Stone señaló que, en estas situaciones, los padres deben tener en cuenta que hablan con un adolescente. “Ellos tienen actitudes y opiniones muy marcadas, ¡y las toman con mucha rapidez! Los adolescentes suelen actuar con dureza y tienen sus propias reglas. Sienten que el mundo está en su contra, así que tienes que intentar mostrarles que estás de su lado, en lugar de comportarte como una amenaza”.

Esto es lo que la gente tenía para decir sobre la situación