Este año, en honor al Día Internacional de las Mujeres, Budweiser ha revisado 3 de sus anuncios de los años 50 y 60 de los que no se sienten muy orgullosos. Estos anuncios pasados de moda muestran a las mujeres siendo tratadas como objetos, sirviendo a sus maridos. Pero los medios y los anuncios solo eran un reflejo del mundo en que vivíamos. Aunque la realidad de hoy no es perfecta, hemos recorrido un buen trecho en la batalla contra los estereotipos de género, y Budweiser usó la oportunidad para celebrar esto y corregir estos anuncios modernizándolos, resaltando el equilibrio entre ambos sexos y el empoderamiento femenino.

Puede ser difícil de imaginar para los más jóvenes, pero en los años 50 las mujeres seguían estos claros roles de género, conformándose. La cultura popular y los medios reforzaban los mensajes de ideales tradicionales con patrones de represión y sexualización de las mujeres llevados a cabo por hombres, y aún se percibe el resultado de esto en muchos países del tercer mundo y en hogares conservadores, siendo algo que afecta a la confianza en sí mismas de las mujeres de todo el mundo.

Más información en: budweiser.com

1956

Image credits: Budweiser

2019

Image credits: Budweiser

Una madre y esposa diligente que cuida del hogar y apoya incondicionalmente a su trabajador marido, este es el clásico ejemplo de una mujer estereotípicamente perfecta en los años 50. Esta imagen quedaba reflejada en muchos anuncios antiguos, en los que el hombre siempre estaba al frente. Una marca masculina como Budweiser no era la excepción.

Sin embargo, la marca iba en serio sobre arreglar esos anuncios: las versiones modernizadas se adaptan ahora a la mujer moderna que vive en una relación equilibrada y se toma su tiempo para relajarse y disfrutar. Aunque los anuncios tienen la misma estética vintage, las versiones actualizadas no tienen mensajes sexistas ni roles asignados.

1958

Image credits: Budweiser

2019

Image credits: Budweiser

Un eslogan de un viejo anuncio de 1956 decía “Ella descubrió que se había casado con 2 hombres” ha sido cambiado por uno más empoderante: “Ella descubrió que lo tenía todo”. Otro anuncio de 1958 modernizado muestra a la pareja comiendo pizza y cerveza juntos, y dice “El hogar es donde la vida ocurra, y la vida ocurre cuando la construís juntos”, mientras que el original mostraba a una mujer sirviendo una cerveza a su marido mientras trabaja. El último anuncio es de 1962 y muestra a una mujer que le acaba de preparar la cena a su marido y le ha servido una cerveza. Ahora es esa misma mujer disfrutando de la tarde, y dice “Es viernes, acaba de llegar tu comida favorita. Abre una Bud fresca y disfruta de un poco de tiempo para ti.”

1962

Image credits: Budweiser

2019

Image credits: Budweiser

La campaña es parte de una larga colaboración con la iniciativa #SeeHer, de la Asociación Nacional de Publicistas, que busca mejorar cómo se retrata a las mujeres en medios y publicidad. Definitivamente, hay más diversidad, acierto y respeto comparados con hace 70 años, pero según #SeeHer, solo el 61% de los anuncios retratan positivamente a la mujer.

La marca de cerveza ha colaborado con la agencia VaynerMedia para implementar esta idea. La parte creativa de la campaña fue llevada a cabo por las ilustradoras Heather Landis, Nicole Evans y Dena Cooper, con la meta de representar un tema: independencia, igualdad y realización.