Giulia Bernardelli coge el café que has derramado y lo convierte en arte. Esta artista italiana de 27 años graduada en la academia de Bellas Artes de Bolonia trabaja en la actualidad con niños en un museo, pero sus obras son siempre espontáneas.

“Decidí cambiar la brocha por lo que la naturaleza puede ofrecer, como hojas, cáscaras de frutas o simplemente comida,” dijo a Huffington Post. “Nunca planeo mis obras con antelación… Por ejemplo, cuando bebo café, reflejo los matices que podría crear si lo volcara sobre la mesa”

Más información en: Instagram  (via: mymodmethuffpost)