Parece que nadie le dijo a Stephan Brusche cuando era pequeño que con la comida no se juega, pero la verdad es que nos parece bien. Este imaginativo artista vive en Rotterdam, Holanda, y cada vez que puede se dedica a transformar plátanos en alegres y creativas obras de arte.

Brusche también utiliza otras frutas, pero parece que prefiere los plátanos. A nosotros también nos encanta, porque demuestra lo mucho que puede hacer un artista usando incluso un campo tan limitado y estrecho como puede ser… un plátano.

Más información en: sb77.nl | Facebook | Instagram | Society6