Odeith es un artista callejero con un talento increíble que vive en Portugal, y su especialidad consiste en crear asombrosos graffittis que engañan a los ojos, ya que parecen esculturas flotantes tridimensionales. Su maestría en el arte anamórfico y la perspectiva es realmente alucinante.

Te sugerimos que pases al menos unos pocos minutos observando sus obras, porque es lo que se tarda en desconstruirlas y poder ver a través de la ilusión óptica. Al incorporar el suelo y la luz ambiental  en la composición de la obra, Odeith consigue que sus pinturas “flotantes” parezcan proyectar sombras o incluso emitir su propia luz.

Este artista es un verdadero hombre del renacimiento, ya que también solía llevar un estudio de tatuajes y actualmente vende pinturas en lienzo también. ¡Echa un ojo a su sitio web para ver más de sus asombrosas obras!