Hace poco, la revista MIT Technology Review publicó un artículo llamado ‘El efecto hipster: Por qué los anticonformistas siempre acaban pareciéndose.’ Y en un giro de los acontecimientos increíblemente irónico, instantáneamente demostró estar en lo cierto.

El artículo era un analisis sobre una reciente investigación del matemático Jonathan Touboul, de la Universidad de Brandeis, sobre el “efecto hipster”, más específicamente sobre como “la población de hipsters al principio actuaba al azar pero luego les sobrevino una fase de transición hacia un estado sincronizado.”

Sin embargo, fue la foto que venía con el artículo (una imagen de catálogo de Getty Images) la que hizo que un lector contactara con la revista. “Vuestra falta de ética periodística básica tanto en la manera en que habéis ‘reportado’ esta tontería sin crédito alguno, como en el uso calumniante e innecesario de mi imagen sin mi permiso, exige una respuesta. Y por supuesto, voy a emprender acciones legales,” escribió.

El editor jefe de MIT Technology Review, Gideon Lichfield, explicó todo detalladamente en Twitter.

Image credits: glichfield

Image credits: glichfield

“Que yo sepa, nunca hemos recibido algo así en el tiempo que he sido editor (pero solo llevo 15 meses). Y esa ha sido toda la comunicación que hemos tenido con él,” dijo Lichfield.

“Miré de qué se nos acusaba y me pareció que era de insinuar que él era un hipster. Estoy bastante seguro de que no se nos puede acusar de calumnia. Luego pensé que estaba seguro de haber usado esta foto según las licencias, y la sacamos de una reputada agencia, así que no debería haber problemas al usarla incluso si a la persona de la foto no le gusta la insinuación.”

“Así que les envíe el email al departamento de arte, y respondieron que sí, que teníamos los permisos adecuados, pero que la podíamos quitar si le molestaba. El director creativo dijo que no, que teníamos derecho a usarla, no rompíamos ninguna norma y no deberíamos quitarla porque a alguien no le gusta.

Image credits: glichfield

Image credits: istock/PeopleImages

Image credits: glichfield

Image credits: glichfield

Y así es como una investigación de 34 páginas quedó comprobada con un par de sencillos emails. “Le escribimos y le dijimos que creíamos que no era él. Y contestó “Oh, creo que tenéis razón, no lo soy.” No se disculpó, pero nos alegra que se haya resuelto, ya sabéis,” explicó Lichfield.

Pero no dice que el lector estuviera loco por creer que era el de la foto: “Mira, está de perfil y lleva un gorro que le cubre el pelo. Y yo, como hombre blanco con barba que ya tiene una edad, sé que muchos treintañeros con barba se parecen. Y no me sorprende tanto.”

La gente tuvo mucho que decir al respecto

Image credits: realnzall

Image credits: logotrix