Al menos en mi país, si hay un “obstáculo” en la carretera, es el deber de todo conductor apartarlo. Y eso incluye animales muertos. Pero cuando esta persona vio un perro atropellado que parecía llevar bastante tiempo muerto, no pudo parar por llegar tarde a una reunión. Así que decidió notificar a las autoridades locales. Sin embargo, cuando los oficiales del Centro de control de animales de Providence llegaron a la zona, acabaron riéndose mucho. ¡Aquí debajo verás por qué!

El Centro de control de animales de Providence acaba de pasar una de sus investigaciones más memorables

Image credits: Providence Animal Control Center

La gente pensó que el malentendido fue muy divertido