Instagram es un mundo en el que todo está preparado, pero en el que aun así queremos creer. Los influencers son como estrellas de la tele y no podemos evitar perdernos en sus publicaciones, sobre todo aquellas de momentos especiales, como compromisos y bodas.

Esta “influencer” hizo que su agente contactara con una agencia de fotografía y vídeo con la esperanza de que documentaran su día especial para las redes sociales a cambio de visibilidad, pero cuando estos le indicaron que no tenía una cantidad de seguidores que mereciera la pena, la cosa se puso fea.

Esta “influencer” hizo que su agente contactara con una agencia de fotografía con la esperanza de que documentaran su día especial para las redes sociales a cambio de visibilidad

Image credits: YakobchukOlena(not the actual photo)

La compañía era Betrothed and Co, especializada en bodas y con contratos en todo el mundo para documentar eventos especiales. Estas capturas de pantalla compartidas en internet muestran la conversación entre Frankie, de Betrothed and Co, y la agente llamada Melissa.

Tras todos esos requerimientos a Frankie la agente le pareció sospecjosa, y preguntó por la cantidad de seguidores.

Como compañía bien establecida, Frankie informó a la agente que habían recibido peticiones similares anteriormente, pero de parte de influencers con más seguidores y que incluso pagaron por sus servicios, que según ellos, rondan las 3000-4000 libras.

A pesar de la explicación, la agente pareció ser bastante pedigüeña, y la conversación se salió de madre.

Frankie mantuvo la calma y respondió disculpándose por su “actitud directa” y por otras cosas que menciona la agente. Incluso menciona a su propia madre que murió de cáncer y comparte algo de empatía a pesar del desagradable email que había recibido.

En los comentarios, la gente no podía creerse que pudiera ser tan pedigüeña, y compartieron sus pensamientos sobre la cultura influencer