Nos encantan los infusores, pero estas bolsitas de té en forma de adorables pececitos dan un punto a favor a la deliciosa presentación que pueden ofrecer las bolsitas de té.

Estas bolsitas no parecen gran cosa antes de añadir agua caliente, pero una vez están sumergidas en el agua coloreada gracias al té que contienen, ¡se convierten en pececitos dorados!

Estas delicadas piezas de arte temporal son fabricadas por Charm Villa, una compañía de Taiwán. Las barreras idiomáticas nos dificultan el encontrar información más concreta sobre el producto, pero está claro que entre las opciones disponibles está el oolong y el té de rosas.

Más información en: charmvilla.com | Facebook (via: lustik)