Gigi, un búho real hembra, estaba al borde de la muerte cuando la llevaron al centro de rescate Wild at heart, en Mississippi. La pobre sufría un enorme traumatismo craneal, posiblemente tras chocarse con un coche.

“Esta ave es uno de los casos más críticos que hemos tenido que cuidar,” dijo Missy Dubuisson, la fundadora del centro. “El hecho de que haya sobrevivido está fuera de nuestra comprensión.” Sin embargo, tras un largo tratamiento, Gigi mejoró. Esto no habría sido posible sin los cuidados de Doug Pojeky, al que llaman “el susurrador de las aves de presa.”

“En todos mis años trabajando con aves de presa, nunca vi a nadie con un vínculo semejante con estos magníficos animales,” explicó Dubuisson. Gigi confía completamente en Pojeky. Se fue unos días a visitar a su familia en Michigan, y a su vuelta, Gigi se puso contentísima. Se puso a bailar, puso su cabeza en el hombro del cuidador y lo abrazó. “Se me saltan las lágrimas al verle interactuar con estas aves,” añadió Dubuisson. “Le conocen y confían totalmente en él. Ves la confianza en sus rostros.”

Más información en: wildatheartrescue.org | Facebook (via: thedodo)

El búho estaba tan agradecido a su rescatador Pojeky que no pudo evitar abrazarlo cuando este volvió de un viaje

“Esta ave es uno de los casos más críticos que hemos tenido que cuidar”

Pojeky ayudó al búho a recuperarse tras un enorme traumatismo craneal

“En todos mis años trabajando con aves de presa, nunca vi a nadie con un vínculo semejante con estos magníficos animales,” dijo la fundadora del centro

“Le conocen y confían totalmente en él. Ves la confianza en sus rostros”

Aquí puedes ver el vídeo: