Como seres humanos, podemos alcanzar la felicidad perfeccionando nuestra naturaleza, según Aristóteles. Eso significa aceptar y refinar quienes realmente somos por dentro. Y eso suena genial para todo ser viviente, no solo la gente. Sin embargo, este caballo está muy ocupado haciendo el tonto y se olvidó de ir a clase de filosofía.

Este caballo tan teatrero se llama Jingang, y sus ambiciones van más allá de ser un mero corcel. Parece que no le gusta que otros cabalguen sobre él, como a todo buen caballo, y hace todo lo posible para evitar llevar a cabo su trabajo. Jingang simula “morirse” de forma muy dramática. Es estúpido y divertido. Y es la prueba de que algunos animales prefieren vaguear antes de ganarse el pan (o las zanahorias en este caso) como hacemos todos: con el sudor de nuestra frente.

No a todos los caballos les gusta trabajar duro…

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Más de 82000 personas han dado like al vídeo recopilatorio de Frasisco Zalasar, donde se ve al caballo evitando “trabajar” fingiendo “morir” de forma dramática. Este vídeo viral ha sido compartido 630.000 veces, y estos números indican que la gente se siente identificada con las manías de Jingang, sobre todo los lunes.

Jingang simula “morirse” de forma dramática

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

La mayoría de nosotros no pensamos mucho en caballos, y por eso es fácil olvidar las increíbles criaturas que son.

El caballo hace esto porque no le gusta que lo monten

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

¿Sabías que los caballos pueden correr a las pocas horas de nacer? Es algo fascinante. Imagina si los humanos pudieran hacer eso.

A Jingang le gusta hacer el tonto

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

La próxima vez que veas a un caballo “riendo”, en realidad es una técnica para mejorar su olfato (llamada flehmen) y les ayuda a entender si un olor es bueno o malo.

Pero no le gusta trabajar duro

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Además, los caballos no son daltónicos como cree la gente, pero ven los morados y violetas mejor que verdes y amarillos.

Realmente es adorable, pero travieso

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Image credits: Frasisco Zalasar

Y si no sabes si un caballo es macho o hembra, haz lo contrario de lo que dice el refrán y mira sus dientes: si tiene 40 es caballo, y si tiene 36 es yegua. ¡Usa estos datos para impresionar a tus amigos!

Aquí puedes ver el vídeo completo:

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Kritter Klub (@kritter_klub) on

Image credits: Instagram

A la gente le pareció que el caballo era muy listo