A los japoneses les gusta observar los retoños de primavera como parte del “hanami”, la valoración de la belleza efímera. Pero no necesitamos un significado profundo y filosófico para disfrutar de un paseo sin prisas por estas pintorescas calles. Y para los que aún estamos soportando el frío abrazo del invierno, nos sirven como agradable recordatorio de la primavera que está por llegar.

Caminar por calles como estas puede ser hipnótico. En vez de ver un cielo azul, se ven rosas, rojos, amarillos, verdes… todos los colores del arcoiris. ¿Quién no querría vivir en una avenida flanqueada de tantos árboles?

También obedecen a razones más prácticas. Aparentemente, estas calles arboladas ayudan a aliviar los problemas urbanos relacionados con el calor, aumentan la evapotranspiración (evaporación y transpiración procedentes de la superficie terrestre) y animan a cualquiera a caminar o ir en bici. ¿No es genial?

1. Molyvos, Isla de Lesbos, Grecia

Fuente: Jay21310

2. Positano, Italia

Fuente: Agnes Alsua

3. Washington DC, Estados Unidos

Fuente: Paul Frederiksen

4. Bonn, Alemania

Fuente: Adas Meliauskas

5. Porto Alegre, Brasil

Fuente: Stephen Messenger

6. Valencia, España

Fuente: visitheworld

7. Cullinan, Sudáfrica

Fuente: Elizabeth Kendall

8. Estocolmo, Suecia

Fuente: Hector Melo

9. Jerez, España

Fuente: Aidan McRae Thomson

10. Nafplio, Grecia

Fuente: meltrips

11. Denver, Estados Unidos

Fuente: Steve Moraco

12. Nafplio, Grecia

Fuente: Wilson Lu

13. Taiwán

Fuente: Sue Hsu

14. Bruselas, Bélgica

Fuente: architectura

15. Spello, Italia

Fuente: Nicoletta