Cuesta cambiar una primera impresion, pero estas adolescentes hicieron todo lo que pudieron. Un grupo de treceañeras celebraban una reunión de antiguos alumnos en un restaurante. Pero debido a su falta de experiencia, no le dieron al camarero una propina adecuada. “Nada es más frustrante que cuando recibo poca o nada de propina y el cliente me sonríe y agradece mientras se va,” dijo. Pero su actitud cambió drásticamente al día siguiente.

“Llevo mucho tiempo como camarero, y nunca me ha pasado algo así a mi o a nadie que conozca.” Aquí debajo verás lo que le hizo cambiar de idea, devolviéndole su fe en la humanidad y en la buena educación.

El trabajo de camarero es duro, sobre todo si lo haces bien y aún así los clientes no te dan la propina adecuada

Créditos de la imagen: Ken Eckert

Esto le ocurrió a un camarero que se pasó la tarde asegurándose de que un grupo de treceañeras quedaban satisfechas, pero luego vio que solo le dejaron 3,28$

Créditos de la imagen: getupstudio

Sin embargo, recibió esta carta al poco:

“Querido señor camarero:
Hace una semana y media, el 7 de Octubre, mis 3 amigas y yo fuimos a comer a su restaurante para celebrar nuestra reunión de antiguas alumnas. Fue una experiencia emocionante estar ahí nosotras solas, era algo nuevo. Y tú fuiste el mejor camarero: amable, servicial, cortés, no nos trataste como bebés ¡y hasta conseguiste traer una comida que se acomodara a todas mis alergias! Así que quería darte las gracias por hacer nuestra experiencia de “mayores” tan increíble y divertida. También quiero disculparme en nombre de todas. Ya que todo esto era nuevo para nosotras, nuestras mentes treceañeras no supieron exactamente qué hacer con la factura. Nos ayudaste a dividirlo todo y te llevaste nuestro montón de monedas. La cuenta era razonable, pero nos olvidamos completamente (sinceramente, algunas ni lo sabíamos) de la propina, y no sabíamos ni cuanto dejar. Así que vaciamos nuestros bolsillos y lo que teníamos eran 3,28$. No nos dimos cuenta de lo poco que era realmente y nos marchamos, sin tener ni idea de lo que te dejamos por todo tu duro trabajo. Más tarde, nos dimos cuenta de nuestro error y nos sentimos FATAL. Supimos que teníamos que arreglarlo. Así que en este sobre encontrarás una correcta propina de 18$ más algo extra por ser genial. Apreciamos tu ayuda y paciencia, y gracias por hacer nuestra noche divertida. ¡Gracias!
-Las 4 adolescentes de aquella noche.”

Esto es lo que tenía que decir a las adolescentes:

La gente también dio la enhorabuena a las treceañeras por reaccionar rápidamente