El subreddit “AITA” (que significa “¿Soy yo el gilip*llas?”) tiene 2,4 millones de miembros, y es el lugar donde la gente pregunta si se han portado o no como gilip*llas. Y demuestra que la realidad es a veces más extraña que la ficción. Una publicación que llamó mucho la atención era la historia de un camarero en un restaurante, una mujer supuestamente embarazada, y un engaño.

El camarero le sirvió a la mujer, sin que ella lo supiera, cócteles vírgenes, sin alcohol, pero al final fue descubierto y sufrió las consecuencias. La audiencia de AITA le hizo saber que era un capullo. Nos gustaría saber tu opinión, así que puedes leer la historia y decirnos si está justificado o no.

Image credits: Ruth Hartnup (no es la foto real)

Image credits: YouGottaStopThat

Las mujeres tienen derecho a “tomar sus propias decisiones en cuanto al consumo de alcohol durante el embarazo, y la mayoría de ellas se abstienen de tomarlo. Ellas mismas regulan el consumo y solo una minoría, un 2,9% de las embarazadas, beben más de una unidad de alcohol a la semana durante su embarazo,” cuenta un portavoz de British Pregnancy Advisory Service.

“Muchas mujeres en edad reproductiva disfrutan del alcohol, y esto significa inevitablemente que gran número de mujeres habrán bebido antes de descubrir que estaban embarazadas. Estas mujeres necesitan confirmaciones reiteradas e información meticulosa.”

La mayoría pensaron que el camarero hizo mal y le explicaron por qué

Las razones de los usuarios para afirmar que había obrado mal, fueron varias. La primera es que, de hecho, no tenía forma segura de saber que la mujer estaba embarazada. Otra, que los cócteles vírgenes son más baratos que los alcohólicos y se podría interpretar como que intentaba estafarla.

Y sobre todo, el libre albedrío y el no intervenir: no se cambia lo que pide un cliente sin su conocimiento, a pesar de las buenas intenciones.