Cole Clark, de Reino Unido, siempre ha permitido que su gata siberiana salga a la calle ella sola, sin preocuparse por sus pasatiempos. Sin embargo, un fin de semana, Tula, de 11 años, volvió a casa con un collar de papel. Cole lo cogió y encontró una nota con fecha del 16 de Agosto, que decía: “¿Tiene hogar este gato? Siempre está en el restaurante Toby Carvery”. Aquí debajo puedes leer una entrevista con la dueña de Tula.

Más información en: Instagram

Esta gata siberiana de 11 años ha estado llevando una doble vida

Image credits: tula_queencat

La verdad salió a la luz cuando un día su dueña vio que traía un collar de papel escrito

Image credits: tula_queencat

La nota lo cambió todo y reveló que Tula ha estado llevando una vida secreta cuando no está con su dueña. Esta vida consistía basicamente en ir a pedir comida al restaurante Toby Carvery en Swindon. “Cuando descubrí que Tula frecuentaba el restaurante, me hizo mucha gracia y no me sorprendió demasiado. Ella va dondequiera que su búsqueda de carne la lleve,” dijo su dueña.

La nota era del restaurante Toby Carvery

Image credits: tula_queencat

Cuando Cole descubrió esto, fue al restaurante a explicar que Tula no era una gata callejera. “El personal del restaurante se alegró de saber que tenía un hogar, y me contaron que siempre intentaban cogerla, tentándola con gambas, pero se las comía y se iba corriendo. Tula siempre estaba allí a la hora del almuerzo y a veces para la cena también.”

Image credits: tula_queencat

Image credits: tula_queencat

No es la 1ª vez que Tula pide comida a desconocidos. Aunque siempre ha tenido un lugar cálido donde dormir, comida de calidad y una dueña que la quiere, siempre busca tentempiés extra. “Tula siempre sigue a su olfato y frecuentaba hogares de ancianos donde le daban carne picada.”

Tula con su dueña, Cole Clark

Image credits: tula_queencat

“Definitivamente es una reina. Tiene ese aire de superioridad y siempre rechaza lo que no sea carne. Es preciosa pero independiente… ¡a menos que tengas comida! Otros gatos no han descubierto su truco y no la siguen al restaurante, pero el otro día les llevó una salchicha,” cuenta Cole. Parece que que esta gata tiene mucho caracter, lo que le ayuda en su búsqueda de comida.