La nevera comunitaria de la oficina puede ser un auténtico campo de minas para las relaciones laborales. Un sitio de incontables crímenes, mensajes pasivo-agresivos y disputas. Realmente es una fuente de dramas laborales, intrigas y conspiraciones.

En este caso, el asunto es muy sencillo, por lo que todo el mundo se siente identificado: ¿Quién robó el arroz frito con gambas?

El tuitero Zak Toscani narró la historia en un hilo de divertidos tuits, comenzando con la emocionante revelación de que la víctima del crímen había obtenido acceso a la cámara de seguridad y que el ladrón de comida iba a ser identificado sin duda alguna. Pruebas.

Actualizando de forma cada vez más emocionante, el misterio se desarrolla, y descubrimos que el culpable ni siquiera se comió la comida robada. La sacó de la nevera y la tiró directamente a la basura, enterrándola bajo desperdicios para que no se viera. ¿Qué puede significar esto? ¿Un acto de venganza de una amante despechada? ¿Un vegano militante protestando por lo derechos de las gambas? ¿Y cuál es el castigo apropiado para este comportamiento?

Muchas preguntas, mucho drama. “Ha sido genial. Creo que ha respondido tanta gente porque todos los que trabajan en espacios compartidos en oficinas se han debido encontrar casos similares,” dijo Toscani a la BBC.

Aquí debajo puedes ver cómo se desarrolló todo y decirnos lo que piensas en los comentarios. ¿Ha ocurrido algo así en tu oficina alguna vez? ¡Puedes compartir tu historia!

Hace poco, Zak Toscani se vio envuelto en medio de un intenso drama de oficina

Y decidió tuitear toda la historia

Así es como reaccionó la gente: