¿Para qué están los parientes si no es para manipularnos para que hagamos cosas gratis por ellos? Ah, es verdad, ¡para pedirte dinero!

Hace unos meses, el usuario de Reddit 22022004 (¡qué apodo tan poético!) formuló la siguiente pregunta en la plataforma: “¿Soy una mala persona si me niego a pagar las facturas de una casa que cuidé hace un mes?”

Para ayudar a contestar su pregunta, este usuario también brindó un recuento bastante detallado de toda la situación. Y la cosa se volvía cada vez más y más rara con cada oración como, por ejemplo, que el dueño de la casa le llegó a pedir $184 por el uso de los servicios.

Sigue leyendo para conocer lo que sucedió y déjanos saber en los comentarios cuál es tu opinión sobre este drama familiar.

Créditos: Andrea Piacquadio (no es la foto real)

El pedido a través de PayPal y el bloqueo en Facebook nos hacen pensar que la dueña de casa está teniendo una actitud pasivo-agresiva con 22022004. Y pareciera que estamos en lo correcto. 

La Dra. Chloe Carmichael, una psicóloga que vive en Manhattan (NY) y que se especializa en el manejo del estrés, los problemas de pareja, la autoestima y el coaching, le explicó a Bored Panda que las actitudes pasivo-agresivas son cosas que hacemos para cumplir con nuestros deseos, pero de manera indirecta, sin ser claros al respecto. “Por ejemplo, en vez de ser directo y decirle a alguien que prefieres postergar una reunión para más tarde, simplemente accedes a encontrarte en el horario acordado pero llegas más tarde. O en lugar de decirle a esa persona directamente que el restaurante que eligieron no te gusta y pedir que elijan otro, vas igual pero te muestras de mal humor todo el tiempo”, explicó Carmichael.

La doctora contó que las personas tienden a recurrir a comportamientos pasivo-agresivos cuando sienten que no tienen las herramientas o la seguridad para expresarse de manera más directa. “No se sorprendan si una persona no está dispuesta o no puede reconocer su actitud pasivo-agresiva. A veces este tipo de personas no desean admitir que experimentan determinados sentimientos, ni siquiera a ellos mismos. No son completamente honestos consigo mismos y por eso es difícil para ellos ser honestos y directos contigo”, agregó Carmichael.

Carmichael cree que una buena forma de empezar a lidiar con este tipo de personas es, en primer lugar, decirles que valoras la relación con ellos y que te gustaría saber qué es lo que sienten. “Podrías ofrecerles algunos ejemplos de situaciones en las que te dicen que todo está bien, pero se comportan como si estuvieran molestos, y decirles que deseas que puedan confiar en ti y que sean directos acerca de sus verdaderos sentimientos”, dijo la doctora Chloe. “Hazles saber que estás abierto a discutir y que incluso si sienten algo diferente a ti, estás dispuesto a intentar entenderlo en lugar de mantenerlo oculto”.

Para poder resolver conflictos familiares, a menudo primero hay que definir qué es lo que puedes controlar y lo que no. La doctora Kathleen Kelley Reardon, profesora en USC Marshall School y autora del libro “Roces en el trabajo: Cómo utilizar la conversación para dominar la confrontación” (Comebacks at Work: Using Conversation to Master Confrontation), estima que podemos tener control sobre la manera en la que las personas nos tratan un 75% de las veces. Por ello, propone un enfoque distinto que nos permita obtener resultados diferentes y más positivos en este tipo de conflictos en el futuro.

“La comunicación es como el ajedrez, en el que cada movimiento que una persona haga puede influenciar las elecciones de la otra”, dice Reardon. “Una buena regla de oro es no decir lo que normalmente dirías en respuesta a una provocación. Si en general respondes a un desafío con otro desafío, intenta hacer una pregunta en su lugar. Si dejar que alguien hable sin parar te lleva al enojo, entonces di algo relacionado con el tema de la otra persona y luego cambia de tema”.

Esto no quiere decir que 22022004 haya estado mal. Pero si creen que los están culpando por algo, en vez de sentirse atacados, intenten decir: “Tienes algo de razón” o “No lo había pensado así, pero entiendo tu punto”. Hagan pequeños ajustes en lo que normalmente harían. Entonces probablemente no caerán en un conflicto.

“Pero por sobre todo, no sean predecibles. Cuando somos predecibles, aquellos que quieran discutir podrán manipularnos para que pase exactamente eso”, Reardon explica.

Esto es lo que las personas opinaron sobre la situación