Se podría decir que todo empezó cuando Dan Price se fue de excursión con su amiga Valerie por las montañas junto a Seattle. Valerie le contó que su vida era un caos, su casero le había subido el alquiler 200$ y que sufría para pagar las facturas. Dan se cabreó, porque Valería había servido 11 años en el ejército, 2 veces en Irak, y ahora trabajaba 50 horas a la semana en 2 trabajos distintos. Ganaba 40000$ al año y en Seattle eso no servía ni para permitirse una casa decente.

Por otro lado, Dan es millonario. Creó su compañía, Gravity Payments, cuando era adolescente, ya tenía unos 2000 clientes y valía millones. Ganaba 1,1$ millones al año, pero Valerie le hizo pensar a Dan que quizá la mayoría de sus empleados tenía dificultades, y se decidió a cambiar eso.

Image credits: danpriceseattle

Leyendo sobre la felicidad, Dan encontró un artículo que contaba sobre cómo los ingresos extra pueden marcar una diferencia significativa en el bienestar de una persona, hasta el punto cuando ganan 75000$ al año.

Así que incrementó el salario de sus 120 empleados, subiendo el mínimo a 70000$ y recortó un 90% de su propio sueldo para que esto ocurriera.

Muchos alabaron su decisión, pero muchos otros lo odiaron o tuvieron dudas. Y hace poco, Dan compartió un elocuente mensaje para ellos.

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: DanPriceSeattle

“La gente se muere de hambre, o se aprovechan de ellos, o les dejan tirados para que otro pueda tener una mansión en lo alto de Nueva York. Glorificamos la avaricia constantemente como sociedad, y la lista Forbes es el peor ejemplo.”

Se cree que cuando los empleados no están preocupados por como llegar a fin de mes, se centran mñas en sus trabajos y son más felices porque trabajan para una compañía que reconoce su valor. Y parece que funciona. A Dan le hace feliz.

“Lo que recibí a cambio es mejor de lo que imaginaba, emocionante e impactante. Pasamos de tener 0 propietarios en la empresa a tener muchos que se compraron su primera casa, y eso es genial.”

Segundo, la gente ha contratado más planes de pensiones, pero lo mejor de todo es que en su empresa casi no había padres primerizos, y ahora nacen unos 20 bebés cada año de sus empleados.

“No se me ocurre nada mejor que recibir a cambio que eso, ese es el impacto, el legado. Esos bebés llevan consigo un potencial casi infinito. Quién sabe lo que harán y seguramente yo ya no estaré para descubrir los efectos de sus actos.”

Sus tuits desataron una importante discusión sobre cómo tratan las compañías a sus empleados

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: a_ecunningham

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: Tstephs_

Image credits: DanPriceSeattle

Image credits: seattleblacksh1

Image credits: broy12587

Image credits: FajitaFantom