Hay gente que dice que lo único que llega con certeza en este mundo es la muerte y los impuestos, pero lo cierto es que necesitas un trabajo para pagar ambas cosas. Y aunque la mayoría buscamos estabilidad laboral, eso no es siempre posible.

Este usuario de Reddit llamado Shortadamlewis compartió su experiencia en la que no solo perdió su trabajo, sino que todos fueron despedidos. Pero su jefe, en vez de estar devastad por la situación, tomó el asunto en sus manos y sacó lo mejor de la situación.

“Aunque esta es casi toda la historia, el héroe aquí no soy yo, sino mi antiguo jefe,” dijo. Habló de su época en los Marines y cómo tuvo que colgar el uniforme cuando su mujer quedó embarazada, intentando prepararse para un trabajo como civil. Así terminó en el trabajo de esta historia, ocurrida hace 5 años.

Este jefe compartió la mejor historia sobre dejar el trabajo

“Tuve que despedir a todos mis empleados (y a mi mismo) con un aviso de 8 horas de antelación.

Era el jefe de proyecto en un proyecto gubernamental (trabajo de oficina). En nuestra revisión periódica, un jueves, el gobierno anunció que no renovaban nuestro contrato y nuestro último día era el viernes (el día siguiente).

Lo primero que hice al día siguiente fue llevar a todo el mundo a la sala de conferencias, les hice saber que nos habíamos quedado sin trabajo y hoy era nuestro último día. Hice que me enviaran sus currículums y los revisamos todos en el proyector de la sala de conferencias, actualizándolos. Luego imprimí hojas de “referencias” para todos, y pasamos el resto del día escribiendo cartas de recomendación los unos para los otros. Pedí pizza para todo el mundo y les invité a una ronda en el bar de al lado. La mayoría había conseguido un trabajo a finales de la semana siguiente.”

Image credits: OSCE Parliamentary Assembly

“Me contrataron como jefe de proyecto suplente en una compañía pequeña que llevaba un proyecto fallido, aportando software personalizado para el gobierno. El director que trajeron tenía décadas de experiencia en el mundo corporativo y sabía como llevar el proyecto desde su experiencia. Yo tenía los conocimientos tradicionales y lo que aprendí en los Marines.”

Aunque trabajaran bien juntos, solo hizo falta una llamada del gobierno para echar todo abajo. Y según el contrato llegaba a su fin, todo el equipo fue despedido.

“Me senté con el director y discutimos lo que se debía hacer. Eramos parte de una pequeña compañía que quizá tenía 40 empleados en varios estados, y eramos los únicos en 100 millas o más a la redonda, así que no había más trabajo que pudiéramos hacer. Llamamos a los dueños de la compañía y confirmaron que no había trabajo para nadie, luego convocaron una reunión. Me alegro que se lo dijeramos a todos en cuanto lo supimos. Parezco ser el experto en currículums y en conseguir trabajos, así que les dije a todos que trajeran una copia del suyo y los revisaríamos en la sala de conferencias.”

También contó que mientras los empleados recibían los papeles del despido, a él lo llevaron a las oficinas del gobierno, ya que “era muy apto para trabajar con papeleo. Mientras tanto el director se llevó a todos a tomar algo. Él es el héroe aquí, no yo. Despedir a la gente no es divertido. Cuando podemos hacer algo, no está mal intentar que tengan éxito en el futuro aunque ya no vayan a trabajar contigo,” concluyó.

Así reaccionó la gente ante la historia: