ADVERTISEMENT

Japón es un buen ejemplo de una nación más resistente que sus edificios. Tras el terremoto de 2011 y el tsunami que lo siguió, Japón quedó en muy mal estado, pero casi 6 años después, el país ha sido reconstruido. Y el artista Manabu Ikeda ha pasado por un proceso similar al terminar su dibujo gigante llamado Rebirth (renacimiento).

ADVERTISEMENT

Manabu comenzó a trabajar en esta obra en 2013, y desde entonces le ha dedicado 10 horas diarias durante 6 días a la semana durante 3 años y medio. Mide unos 4×3 metros y muestra un árbol creciendo entre toda la carnicería causada por los desastres, rodeado por las olas del tsunami golpeándolo. Pero eso es solo la superficie de la imagen. Si miras de cerca, verás que el dibujo consiste en miles de detalles diminutos que captan miles de historias que se desarrollaron durante los catastróficos eventos.

«Mi meta es expresar fielmente mi visión del mundo con mi composición, pero no muestro intencionalmente imágenes detalladas,» dijo al Museo de Arte Chazen. «Ya que cuando observo las cosas veo detalles más que un todo, me parece que el lápiz y la tinta son las mejores herramientas para expresar cómo lo veo.«

ADVERTISEMENT

Más información en: Manabu Ikeda (via: demilkedcolossal)

You May Also Like:
ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT