Imagina cómo te sentirías si tus ideas más increíbles y fantasiosas cobraran vida. Pues así es como se sentiría un niño si los dibujos que hace de maravillosos y extraños personajes se convirtieran en auténticos peluches, que es a lo que se dedican exactamente en Budsies.

Budsies (al igual que Childs Own, de quienes ya hablamos anteriormente) coge los dibujos de los niños y los reinterpreta como peluches hipoalergénicos  de 40 centímetros. ¡Pero también aceptan dibujos de adultos con ganas de jugar!

Más información en: budsies.com | Instagram (via: mashabledesigntaxi)