Como una sola foto, puede conseguir un milagro.

Aquella mañana, visitábamos la perrera de Torrejón de Ardoz, en Madrid (España) como muchas otras veces. Se trataba de fotografiar a todos los perros y gatos que esperan allí una adopción, dentro de nuestro proyecto fotográfico #adoptaunperro.

La casualidad hizo que coincidiéramos con esta gatita, que unos días antes había sido rescatada de la calle por la asociación Hoope, y que se encontraba en el centro. Su estado era grave, graves infecciones y desnutrición.

Estaba recién intervenida, había perdido un ojo por una grave infección, y había serias dudas sobre si podría salvarse el otro ojo. La asociación protectora necesitaba fondos económicos urgentes para financiar los altos gastos quirúrgicos y veterinarios que Fuyi necesitaba, así que se nos ocurrió, como otras tantas veces, hacer una fotografía que llamase la atención sobre su situación y con la esperanza de recaudar dinero para sus cuidados.

La fotografía sobre una mano, ella tan pequeña y en un estado muy delicado, recorrió las redes sociales y en menos de 48 horas la asociación Hoope había conseguido dinero suficiente para pagar los gastos veterinarios.

Unos meses después, quisimos volver a fotografiar a Fuyi. Contactamos con la persona que había cuidado de ella durante toda su convalecencia y que además finalmente decidió adoptarla. Ambas nos visitaron en nuestro estudio y pudimos volver a fotografiarla.

Fuyi ahora se llama “MISI” rebautizada por su familia de adopción y como se puede comprobar en la fotografía, el esfuerzo de tanta gente mereció la pena.

Más información: www.facebook.com

Fuyi estaba recién operada. Había perdido un ojo debido a una infección y se temía que pudiera perder el otro.

Estado actual de Fuyi. Finalmente y gracias a los cuidados de su familia de adopción, conservó su ojo y es una gata feliz.