En vez de recibir un aumento o un ascenso, a este hombre lo despidieron por hacer un buen, muy buen trabajo. Básicamente, planeaba irse de vacaciones, así que preparó a su equipo para esa semana en la que él estaría fuera. Y lo hizo tan bien, que, según pasaban los 7 días, la compañía pensó que ya no lo necesitaban. Gran error.

“Es una compañía antigua, así que sus años de éxito ya pasaron. En sus días crearon títulos y estructuras,” escribió. Todo el trabajo duro y esfuerzo invertido en optimizar los procesos de la empresa fueron ignorados. Sin embargo, el estrés de perder un empleo teniendo un hijo con necesidades especiales le obligó a crear su propio negocio. Y mientras todo se asentaba, recibió una llamada de sus ex-jefes. Aquí debajo puedes leer el increíble viaje de montaña rusa que ha sido la vida de este hombre durante el último par de meses, y decirnos qué te parece en los comentarios.

Image credits: Paulien Osse (no es la foto real)

La gente quería saber más sobre esta historia, así que lo explicó:

Todos se alegraron por él