Algo mejor que encontrar un cofre de oro en tu jardín, es encontrar una piscina oculta. John Reynolds tiene 35 años y es enfermero, y se compró una casa deteriorada de 3 dormitorios por 20.000$, pensando arreglarla y venderla para sacarse algo de beneficio.

Pero lo último que esperaba este texano era encontrar una piscina de más de 150.000 litros enterrada, y ahora le parece que le ha tocado la lotería.

De hecho, está tan contento que ya no quiere vender la casa, a pesar de que su valor se ha incrementado mucho más de lo que esperaba.

Cuando John compró una casa destartalada, este era el aspecto del jardín trasero

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

¡No tenía ni idea de que había una piscina escondida ahí!

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

Por suerte, una fuerte lluvia se llevó buena parte del barro y se dio cuenta de lo que tenía bajo sus narices

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

John vació todos los desperdicios, muebles viejos y demás basura de la enorme piscina

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

Se gastó 10000$ y en 18 meses arregló la piscina. Ahora tiene un aspecto increíble

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

El valor de la propiedad se ha incrementado gracias a esto, pero John no planea vender la casa

Image credits: Mercury Press & Media Ltd

John se sintió como si le hubiera tocado la lotería

“Me siento como si me hubiera encontrado un boleto de lotería con premio. Nunca, ni en un millón de años cuando compré la propiedad se me ocurrió pensar que estaría nadando en mi propia piscina. La compré como inversión, con la idea de arreglarla y venderla, pero me ha dado tantas sorpresas que no sé si puedo hacerlo,” dijo a Mercury Press.

La casa está en Mineral Wells, se construyó en 1955 y durante las 2 últimas décadas vivió en ella una persona que almacenaba cosas compulsivamente. Cuando esta persona falleció, la propiedad estuvo un año vacia: estaba hasta arriba de chatarra, había gatos silvestres viviendo en ella y el jardín era una jungla.

Las autoridades locales iban a derribar la casa antes de que John se ofreciera a comprarla hace un par de años.

No se habría dado cuenta de que había una piscina si no hubiera sido por la tormenta y un vecino amable

John no tenía ni idea de que se había comprado una casa con piscina hasta que una lluvia torrencial quitó el barro, unos meses después de comprar la propiedad.

“Podía ver parte del borde de cemento, pero pensaba que era parte del patio, o más parterres de flores. Había tantas cosas que hacer en la casa que esa zona era mi última preocupación, pero me di cuenta de que siempre estaba cenagoso a pesar de no tener lluvias durante semanas.”

Cuando vino la tormenta, el vecino le llamó para preguntarle si había visto la piscina. “Le dije que no sabía de qué hablaba, que yo no tenía piscina. Me dijo ‘sí que la tienes”. Y salí y vi los azulejos del interior, y el agua de la lluvia dentro. Me quedé en shock.”

John se pasó los últimos 18 meses renovando la piscina de 10×5 metros y ahora él y sus amigos la disfrutan cada día. La piscina estaba llena de muebles viejos, piezas de coches y demás chatarra. Se gastó 10000$ en repararla, limpiarla, repintarla y llenarla. Construir una piscina así costaría 16 veces el dinero que invirtió en las reparaciones, según The Sun.

Esto es lo que dijeron en internet sobre el afortunado hallazgo: