Se llama “fraude del vómito” y puede hacer que tu viaje en Uber sea una pesadilla carísima. Lleva varios años surgiendo en distintas partes de Estados Unidos. Consiste en que algunos conductores de Uber que envían fotos falsas de su coche sucio por dentro para cobrar a los clientes una “tarifa de limpieza”. Según Uber, esta tarifa es para compensar a los conductores por el tiempo y el dinero que gastan en limpiar los vehículos. Pero este caso es algo distinto, porque el usuario afirma que el viaje ni siquiera se produjo.

“Nunca vi que me cobraran 157$ porque fue colocado justo antes de otro viaje en Uber que sí hice. Debe ser su táctica, solo me alarmé cuando vi la factura de mi tarjeta de crédito tan alta unos 30 días después,” escribió Mike Platt, de Detroit.

Tras contactar con la compañía, las respuestas que le daban eran absurdas y lo compartió todo online. “Llevo usando Uber desde 2014, y nunca me pasó nada así. Siempre me gustó y nunca tuve ningún problema hasta ahora. Iba a darles el beneficio de la duda, pensando que esto era solo un intento de fraude de un conductor concreto, pero luego tuve esta horrible experiencia con el servicio al cliente.” Era tan ridículo que Mike no sabía si alguien leía los mensajes o hablaba con un bot.

“Si hubieran dicho que vale, que sentían que hubiera pasado y me devolvían el dinero, todo habría estado bien. Podrían tener una línea de ayuda a la que llamar. Entiendo que el chat es más barato, pero creo que se lo pueden permitir. Sobre todo cuando ocurren cosas como esta.”

Aquí debajo puedes leer la irreal conversación.

“Uber me ha estafado $157”

“Nunca vi que me cobraran 157$ porque fue colocado justo antes de otro viaje en Uber que sí hice. Debe ser su táctica, solo me alarmé cuando vi la factura de mi tarjeta de crédito tan alta unos 30 días después”

Gracias a los consejos de la gente, Mike pudo recuperar su dinero tras contactar con la compañía de su tarjeta de crédito. Resulta que otras personas habían tenido experiencias similares