Los peatones que caminen por la plaza Vallero de Jerusalén pueden hacer una pausa bajo estas gigantes flores que se inflan solas. Instaladas en 2014 por HQ Architects y llamadas “Warde”, estas flores de 9 x 9 metros “florecen” cuando alguien se acerca o cuando va a llegar el tranvía, embelleciendo una parte de la ciudad bastante deprimida.

“…Este proyecto forma parte de los esfuerzos del distrito para mejorar el espacio urbano del centro de la ciudad, y en este caso específico, de las pobres condiciones de la plaza,” explican en Designboom. “Warde intenta no luchar contra el caos, sino iluminar el espacio urbano, ya que al extenderse estas 4 flores aportan un toque de fantasía, y con su ayuda, se olvida la realidad de la plaza.”

Más información en: hqa.co.il | Facebook (via: designboomcontemporist)

Créditos de las imágenes: Dor Kedmi

Aquí puedes verlas en acción: