La fotografía callejera requiere cogerle el tranquillo a captar detalles poco convencionales e inesperados que para otras personas pueden pasar desapercibidos, y este tipo de talento es algo que le sobra a Tao Liu, un fotógrafo chino autodidacta. Su trabajo es leer los contadores de agua de la ciudad de Haifei, así que se pasa el día en la calle, donde fotografía  momentos cálidos, inesperados y a veces hasta divertidos.

Liu comenzó con este hobby hace tres años, cuando se compró una cámara Fujifilm X100 y empezó a hacer fotos de camino a trabajar y durante la pausa para comer. Buscó tutoriales en vídeo de otros fotógrafos y empezó a leer libros para mejorar su arte con la cámara.

Hacia finales de 2014, sus fotos se volvieron virales en China, y ahora se están extendiendo por el resto del mundo. ¡Echa un ojo para ver de qué va la historia!

Más información en: Facebook | Flickr | Lofter (via: petapixeltime)