ADVERTISEMENT

La fotografía paisajística puede ser especialmente dura, ya que hay que hay que llevar muchísimo equipo fotográfico. Los fotógrafos Dylan Toh y Marianne Lim viven en Australia y saben el trabajo que conlleva hacer increíbles fotos de paisajes, pero le dan una vuelta de tuerca llevándose a sus hijos con ellos.

ADVERTISEMENT

Estos dos fotógrafos, que juntos forman Everlook Photography, se cargan a sus hijos a sus espaldas y se las apañan usando varias estrategias parentales para que tanto las cámaras como los niños estén contentos.

Puedes leer algunas de sus estrategias de equipo a este respecto en el artículo de 500px que el mismo Daniel Toh ha compartido.

Más información en:  everlookphotography.com | FB | 500px (via: 500px)

«Si vas a hacer fotos con un niño en la espalda, es imprescindible encontrar un portabebés que sea cómodo tanto para el niño como para el padre»

ADVERTISEMENT

«Acostúmbrate a ejercicios y juegos del estilo de Twister cargando peso en la espalda. De forma segura, eso sí»

«Siempre nos aseguramos de que Charlotte ha comido bien antes de salir a alguna sesión fotográfica.»

ADVERTISEMENT

«Dales alguna distracción sana a tus hijos»

Es importante planear y encajar cualquier foto disponible cuando tu hijo esté contento, esto es, ¡tras haber comido bien y haberse echado la siesta!»

ADVERTISEMENT

«Marianne y yo tenemos suerte de compartir la misma pasión por la fotografía. Mientras uno hace fotos, el otro está cuidando de Charlotte»

ADVERTISEMENT

«Pero con un niño pequeño, hemos llegado a aceptar que no podemos visitar tantos sitios como solíamos.»

«Hemos aceptado que no siempre podemos estar en los mejores momentos de luz, y que no podemos tirar todo en el momento en que sospechamos que hay unas buenas condiciones fotográficas»

«También creemos que es importante llevar a nuestro bebé con nosotros en estos viajes, y no dejarla en casa con algunos parientes»

«Aunque la fotografía pura y dura queda comprometida, de esta forma conseguimos algo muy importante para nosotros: darle a Charlotte una increíble experiencia vital lejos de casa»