Nadie puede negar que los animales a veces se comportan de manera muy extraña: los gatos son conocidos por desafiar las leyes de la física con sus saltos, los perezosos caminan hasta el baño y los cocodrilos son más que conocidos por llorar a lágrima viva. Pero, cuando nos referimos a animales que actúan raro, estos ejemplos son solo una parte de la punta del iceberg.

¿No nos creen? En Bored Panda hemos recopilado algunas de las piezas fotográficas más peculiares que demuestran que no les estamos mintiendo. En la colección que encontrarán debajo se incluyen imágenes sorprendentes sobre los animales y la vida silvestre que realmente los harán devanarse los sesos para encontrarles una explicación lógica. 

Es que ¿cómo puede ser que una gaviota esté montando un pez y en qué pensaba ese gato cuando levitaba sobre la puerta de un coche?

No es un secreto que la mayoría de los animales pueden tener conductas muy extrañas, pero los gatos se llevan el premio mayor a la anormalidad gracias a su temperamento extravagante y accionar impredecible. Anteriormente, Bored Panda habló con Ingrid Johnson, asesora especializada en comportamiento de gatos que dirige “Fundamentally Feline”, para conocer las razones (demostradas por expertos) por las que los gatos hacen cosas tan raras.

Ingrid dijo que esto se debe a que “sus cuerpos son extremadamente flexibles y además son curiosos por naturaleza, pero cautelosos a la vez, por lo que se meten en situaciones peligrosas con bastante facilidad. A los gatos también les gusta estar en las alturas y es por esto que te puedes llegar a encontrar con un gatito en el estante más alto de la ducha”. Ingrid también comentó que la mayor parte de las conductas felinas que nos resultan graciosas y extravagantes provienen de sus instintos naturales. “A los gatos les encantan los lugares pequeños y cerrados porque les gusta esconderse y sentirse seguros. Esta es la razón por la que frecuentemente los encontramos apretujados en sitios que parecen muy incómodos”.

Por eso mismo también les gustan las cajas de cartón, ya que los ayudan a conservar su “zona térmica neutra”. La analista del comportamiento desarrolló: “Dado que el cartón es aislante, ayuda a los gatos a mantener su temperatura corporal entre los 37-39 grados sin tener que gastar demasiada energía”. Al parecer, hasta las peculiaridades más extrañas pueden llegar a tener algún tipo de explicación.

See Also on Bored Panda
See Also on Bored Panda
See Also on Bored Panda