El artista rumano Adrian Borda no toca ningún instrumento, pero eso no significa que no los utilice para hipnotizarnos. Como experimento artístico, Borda ha empezado a fotografiarlos desde dentro, y lo que se ve es tan místico como las notas que salen de ahí.


Mostrar Texto Completo

“Vivo en Reghin, Rumanía, llamada la ciudad de los violines. La mayoría de los violines del país se fabrican aquí. Soy pintor surrealista y muchas de mis pinturas tienen esa temática.”

“No sé mucho de los instrumentos que he fotografiado. Estaban rotos y abiertos para ser reparados, así que pude meter la cámara dentro. El primero que hice fue un contrabajo que encontré en la tienda de un amigo. Luego un cello francés muy antiguo de la época de Napoleón, en la casa del director de orquesta Dominique Leroy.”

Adrian sacó su inspiración para el proyecto de una campaña de promoción de la orquesta filarmónica de Berlín. “No sabía cómo hicieron esas fotos, no sabía ni si eran fotos o estaban hechas digitalmente, así que este proyecto fue todo un desafío.”

“Fue divertido intentar crear la atmósfera adecuada. Una vez usé serrín, y la mejor luz fue una bombilla en el techo. Iba con el cello por toda la casa para jugar con los ángulos de luz. Espero seguir haciendo más, planeo fotografiar más instrumentos y otros objetos desde perspectivas inusuales.”

Más información en: adrianborda.com | Facebook | 500px

“Vivo en Reghin, Rumanía, llamada la ciudad de los violines”

“No sé mucho de los instrumentos que he fotografiado. Estaban rotos y abiertos para ser reparados, así que pude meter la cámara dentro”

Dentro de un cello

Dentro de un saxofón

Dentro de una guitarra

Dentro de un violín

La gente quedó hipnotizada con las fotos